Buscar:
   
   


¿Sabías que...?

Última actualización [19/02/2004]


Copia el link directo Lee la investigación completa

El Alcoholímetro II: Cómo beber sin emborracharse.




Dr. José Antonio Elizondo López.

Continuando con el tema del alcoholímetro, se explicará con más detalle cómo se va transformando la conducta del individuo mientras sus niveles de alcohol en la sangre van elevándose, y se fundamentaran los principios por medio de los que el individuo puede beber sin emborracharse.

Prevenir la borrachera es la mejor manera de prevenir el alcoholismo y también el mejor modo de prevenir los accidentes de tránsito los que tienen entre sus causas principales, el consumo excesivo de alcohol.

Los elementos más importantes que permiten entender lo que es el consumo responsable de alcohol son los siguientes:

· La concentración de alcohol en sangre. (CAS) · El concepto de trago estándar. · Los factores que determinan la borrachera. · Las reglas de oro, para beber responsablemente.

Lo que mide el alcoholímetro es la concentración de alcohol en el aliento, pero la calificación que se obtiene no es más que una equivalencia de la alcoholemia del sujeto. Alcoholemia quiere decir concentración de alcohol en sangre (CAS), y esta se determina por el número de tragos que bebe un individuo. Conforme van aumentando los niveles de alcohol en la sangre, el individuo experimenta efectos psíquicos y físicos, que alteran su funcionamiento emocional, cognoscitivo y neuroorgánico, fundamentalmente en las áreas de coordinación neuromuscular, los reflejos y los órganos de los sentidos.

El siguiente cuadro (Brailowsky,1995) describe los efectos físicos y psicológicos que se presentan de acuerdo a los diferentes niveles de alcoholemia.

Número de Tragos Nivel de CAS Efectos físicos y psicológicos.
1 0.02 - 0.03 % Sin efecto.Ligera elevación de estado de ánimo.
2 0.05 - 0.06 % Sensación de relajación y calor Disminución del tiempo de reacción Disminución de la coordinación fina.
3 0.08 -0.09 % Alteración ligera del equilibrio.
4 0.10 % A partir de este nivel comienza el estatus de ebriedad legal.
5 0.11 - 0.12 % La coordinación y el equilibrio se dificultan.Alteración de las facultades mentales y del juicio.
6 0.14 - 0.15 % Alteración mayor del control físico y mental.Habla y visión difíciles.
7 0.20 % Pérdida del control motor (requiere ayuda).Confusión mental.
10 0.30 % Intoxicación severa.Control consciente mínimo.
14 0.40 % Inconsciencia.Estupor e inicio de estado comatoso.
17 0.50 % Como profundo.
20 0.60 % Muerte por depresión respiratoria.


Como se podrá apreciar en el cuadro, después de que se beben cuatro copas, los niveles de alcohol en sangre alcanzan una concentración con la que la persona que conduce un automóvil se le considera legalmente ebria, puesto que dicha concentración altera de tal manera su atención, su concentración, sus reflejos, su coordinación viso-motora y su capacidad de juicio, que tiene un riesgo más alto de tener un accidente automovilístico.

Por lo tanto cuatro copas es el tope y cuando se rebasa ese límite a la persona se le considera legalmente ebria, aunque no presente síntomas visibles de borrachera.

El trago estándar es una medida universal y corresponde a media onza de alcohol etílico en la bebida (un poco menos de 15 c.c.). Una cerveza, una copa de vino, una copa de coñac o una cuba libre tienen la misma cantidad de alcohol etílico. Esta medida nos permite saber la cantidad de alcohol etílico que ingirió una persona, sin importar el tipo de bebida que haya ingerido. El hígado de una persona de complexión media metaboliza un trago estándar por hora. Por tanto si bebemos más de un trago estándar por hora, la concentración de alcohol en sangre, subirá progresivamente.

Las reglas de oro para beber responsablemente.
Recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, para poder disfrutar del alcohol de una manera responsable y que su consumo no provoque daños ni en el bebedor ni en terceras personas.

Beba un trago estándar por hora.
No beba más de cinco tragos por ocasión.
Coma antes de beber y acompañe sus bebidas con alimento.
Beba preferentemente bebidas de baja graduación.
No beba solo.
No beba para aliviar tensiones (angustia, ira, tristeza).
Si va a manejar, suspenda la bebida una hora antes de salir.
Beba por el sabor, no por el efecto.


Si se desarrolla el buen hábito de respetar estas reglas cotidianamente, se podrá disfrutar placenteramente del alcohol, sin el riesgo de emborracharse.

FUENTE: Revista Liberaddictus, Número 77, Enero-Febrero de 2004. (El artículo completo se encuentra disponible para su consulta directamente en nuestro Centro de Información, en Francisco Sosa # 230 en Coyoacán, México, .D.F.,)

 






Vino y salud: una relación complicada

Detección temprana de factores de alto riesgo

El alcohol y los accidentes fatales en mujeres jóvenes



 


Más Publicaciones



Derechos reservados © MMVII Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.
Dirección: Av. Ejército Nacional No. 579, 6º Piso, Col. Granada, Delegación Miguel Hidalgo, C.P. 11520, México, D. F.
Teléfonos: 5545-6388, 5545-7027, 5545-7216 y 5545-9981

Aviso Legal