Buscar:
   
   


¿Sabías que...?

Última actualización [13/05/2007]


Copia el link directo Lee la investigación completa

Síndrome de la Borrachera Seca.

Doctor José Antonio Elizondo López

Decimo síntoma: Sustitución del alcohol por otras drogas o sustancias adictivas. Transformarse para no cambiar.

Muchos alcohólicos dejan de beber pero continúan siendo adictos a otras sustancias o a otras conductas adictivas. Los alcohólicos que dejan de beber prometen un cambio, pero solo es una transformación superficial y todo sigue igual. Para que un alcohólico en verdad se recupere y alcance la sobriedad debe dejar de consumir sustancias adictivas, madurar psicológicamente y cambiar de ambiente y de amigos para no exponerse al consumo de alcohol y drogas.

El alcohólico es un químicodependiente, es decir, no sólo tiene una adicción específica al alcohol, sino que tiene una alteración neuroquímica cerebral que se manifiesta mediante un trastorno adictivo. La biopsiquiatría moderna ha desarrollado una hipótesis basada en las últimas investigaciones sobre genética y neuroquímica cerebral, que es la teoría del Síndrome de Déficit de Recompensa. Esta teoría afirma que todos los adictos tienen un defecto genético el cual provoca que su cerebro produzca una menor cantidad de neurotransmisores, como la Dopamina, que es el principal neurotransmisor encargado de estimular el Centro de Recompensa Cerebral. Las personas que tienen este defecto y que por lo tanto, su producción de Dopamina está por debajo de lo normal, tienen que consumir sustancias que provoquen un aumento de Dopamina y neurotransmisores afines, los alcohólicos tienen este defecto genético y al consumir estas sustancias sienten un efecto placentero muy intenso, lo que los lleva a consumir drogas de manera frecuente e intensa. Un alcohólico no debe pensar que la única solución a su problema es dejar el alcohol, sino que debe superar todas sus tendencias adictivas, cuando el adicto deja el alcohol, sus tendencias adictivas lo llevan, por inercia, a sustituirlo por otra droga, ya que su necesidad innata es estimular su centro cerebral del placer con ciertas sustancias.

Se puede dividir las drogas con las que el alcohólico tiende a sustituir el alcohol en drogas blandas y drogas duras. Las principales drogas blandas son la cafeína y la nicotina. Son llamadas blandas por que son drogas legales que no afectan la conducta del individuo y que están socialmente aceptadas.

Las principales drogas duras son la marihuana, la cocaína, las anfetaminas, los inhalantes volátiles, los hongos, los alucinógenos, las pastillas tranquilizantes, el ácido (LSD), las drogas de diseño (como éxtasis o el cristal) y los derivados de opio como la heroína y analgésicos narcóticos.

Muchos alcohólicos piensan que solamente son adictos al alcohol, pero que pueden consumir socialmente las otras drogas. Nada más falso que esto. No se olvide que la verdadera enfermedad del alcohólico es su trastorno adictivo que radica en su cerebro enfermo y que la tendencia a sustituir una droga por otra no es más que una BORRACHERA SECA.

En el artículo se explica con mayor detalle las características y los efectos de las drogas blandas y las drogas duras.

Fuente: Revista Liberaddictus Número 65, Noviembre 2002. (El artículo completo se localiza en nuestro Centro de Información para su consulta. Francisco Sosa No. 230 Coyoacán, México, D.F.).

 






Síntomas de la Borrachera Seca
Desarrollará Nissan autos que impidan conducir a borrachos

Alcohol y sistema nervioso central



 


Más Publicaciones



Derechos reservados © MMVII Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.
Dirección: Av. Ejército Nacional No. 579, 6º Piso, Col. Granada, Delegación Miguel Hidalgo, C.P. 11520, México, D. F.
Teléfonos: 5545-6388, 5545-7027, 5545-7216 y 5545-9981

Aviso Legal