Buscar:
   
   


¿Sabías que...?

Última actualización [07/07/2008]


Copia el link directo Lee la investigación completa

Más actividad física y poco alcohol, menor mortalidad


DINAMARCA

En un artículo publicado en la revista European Heart Journal del mes de Enero de 2008, investigadores daneses del Centro para la Investigación del Alcohol, en el Instituto Nacional de Salud Pública de la Universidad del Sur de Dinamarca (Copenhagen), se proponen determinar la influencia combinada de la actividad física en tiempo de ocio y el consumo semanal de alcohol sobre el riesgo de sufrir infartos de miocardio fatales y sobre todas las causas de mortalidad.

 

Han participado en el estudio prospectivo 11.914 ciudadanos daneses (5.272 hombres y 6.642 mujeres) con edades entre 20 años o mayores, sin enfermedad coronaria previa.

 

Durante aproximadamente 20 años de seguimiento, ocurrieron 1.242 casos de muerte por infarto de miocardio y 5.901 murieron por todo tipo de causas.

 

822 hombres (16%) y 1.156 mujeres (17%) fueron clasificados como físicamente inactivos y 807 hombres (15%) y 2.842 mujeres (43%) comunicaron que bebían más de una copa por semana. Dentro de los dos géneros, los físicamente inactivos tienden a ser más viejos, menos educados, con más fumadores y diabéticos en su grupo que en los físicamente activos.

 

Dentro también de los dos géneros, los no bebedores tienden a ser más viejos, menos educados, con inclusión de menos fumadores pero con más diabéticos en su grupo que los bebedores moderados.

 

La actividad física semanal de los participantes se clasificó en 4 niveles:

1- Físicamente inactivo: Completamente inactivo físicamente o ligera actividad física de menos de 2 horas a la semana (leer, ver la TV, ir al cine).

2- Nivel bajo de actividad física: Ligera actividad física durante 2-4 horas a la semana (caminar, montar en bicicleta, leves trabajos de jardinería, ligero ejercicio físico).

3- Moderada actividad física: Ligera actividad física durante más de 4 horas a la semana o actividad física más vigorosa de 2 a 4 horas a la semana (caminar con paso vivo, ir rápido en bicicleta, trabajos pesados de jardinería, deportes que provocan sudoración o cansancio).

4- Elevada actividad física: Actividad física vigorosa durante más de 4 horas a la semana, ejercicios físicos vigorosos practicados de forma regular o deportes competitivos varias veces a la semana (realizada tan sólo por un 2% de la población).

 

Con respecto al consumo total de alcohol a la semana de los participantes:

1- No bebedores: los que beben menos de una copa por semana (una copa -"one drink"- corresponde a una botella de cerveza, un vaso de vino o un vaso de whisky).

2- Bebedores moderados: los que beben de 1 a 14 copas por semana.

3- Bebedores en exceso: los que beben 15 o más copas por semana.

 

En ambos géneros, ser físicamente activo se asociaba con un menor riesgo de sufrir una crisis coronaria fatal o de muerte por todo tipo de causas, cuando se comparaban con los participantes físicamente inactivos.

 

Por otra parte, el consumo semanal de alcohol se asociaba inversamente con la ocurrencia de crisis coronaria que provocara la muerte y con la muerte por todo tipo de causas.

 

Dentro del mismo nivel de actividad física, los no bebedores tenían el mayor riesgo de sufrir un infarto de miocardio fatal, mientras que los bebedores y los bebedores en exceso compartían el mismo riesgo elevado de mortalidad por todas las causas.

 

Por otro lado, los participantes inactivos físicamente tenían el riesgo más elevado de sufrir tanto de enfermedad coronaria fatal como mortalidad por todas las causas dentro de cada categoría de consumo de alcohol.

 

En consecuencia, el riesgo de sufrir un infarto de miocardio fatal y de mortalidad por todas las causas es bajo entre los participantes físicamente activos que beben moderadamente alcohol durante la semana.

 

Las conclusiones son: la combinación de actividad física en tiempo de ocio y consumo moderado de alcohol a la semana disminuyen el riesgo de sufrir un infarto de miocardio y la mortalidad por todas las causas.

 

Dado que puede haber razones para la abstención del alcohol, es importante que la actividad física pueda compensar algunos de los efectos adversos asociados con la abstención del alcohol, aunque ni la actividad física sola ni el consumo de alcohol pueden compensar completamente el incremento de riesgo asociado con la inactividad física y la abstención del alcohol.

 

FUENTE:
Saludlandia/Problemas más relevantes/Adicciones/Alcohol

http://www.saludlandia.com/

actividad-fisica-poco-alcohol-menor-mortalidad-13889.html

 

 

 






Abuso de alcohol y drogas: Identificación y nuevas modalidades de tratamiento

¿Qué pasa cuando se toma un trago?
Interacciones con otras sustancias



 


Más Publicaciones



Derechos reservados © MMVII Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.
Dirección: Av. Ejército Nacional No. 579, 6º Piso, Col. Granada, Delegación Miguel Hidalgo, C.P. 11520, México, D. F.
Teléfonos: 5545-6388, 5545-7027, 5545-7216 y 5545-9981

Aviso Legal