Buscar:
   
   




¿Sabías que...?

Última actualización [15/06/2009]


Lee la investigación completa

Nicotina y Alcohol - ¿Combustibles Para tu Ansiedad?


¿Alguna vez bebiste un trago para "calmar tus nervios"? ¡Pues no eres el único!

 

Los humanos hemos utilizado al alcohol como un "lubricante social" por varios milenios. ¿Cuántas fiestas habrían finalizado antes de tiempo? ¿Cuántos matrimonios podrían no haber sucedido? ¿Cuántos bebés no habrían nacido, sin la ayuda que da el alcohol para aflojar un poco a las personas?

 

Entonces, no es sorpresa alguna que quienes sufren de ansiedad (y especialmente quienes sufren de ansiedad social) se vean recurriendo al consumo de alcohol para ayudarles a relajarse. ¡Y no hay dudas de que media botella de vino puede ser suficiente para hacer que tus inhibiciones y tu ansiedad parezcan desvanecerse! Pero si utilizas al alcohol en esta forma regularmente, entonces tu supuesta "cura" sólo está empeorando tu problema.

 

¿Por qué? Pues, ponte a pensar en la mañana siguiente. ¿Cómo te sientes en ese momento? Si bebiste demasiado la noche anterior entonces probablemente te has de sentir algo terrible, aunque no necesitas tener la peor resaca del mundo para experimentar estos efectos negativos. Aún cuando hayas bebido cantidades moderadas, el alcohol deprime el sistema nervioso y baja los niveles de azúcar en la sangre. Esto te causa agitación, y puede hacerte sentir letárgico y fatigado. En otras palabras, crea las condiciones perfectas para que tu ansiedad prospere.

 

Además, si intentas adormecer a tu ansiedad con alcohol puede desarrollar con gran rapidez una dependencia, que te dejará en un peor estado del que comenzaste.

 

Por supuesto que no estamos sugiriéndote que te niegues a una copa de vino o a un tarro de cerveza. ¡No hay necesidad de negarte a todos los placeres simples de la vida! Pero la verdad es que muchos de quienes sufren de ansiedad han tenido mejoras muy grandes tan sólo con eliminar el alcohol de sus sistemas en un corto período de tiempo. Muchos confiesan experimentar un nuevo estado de claridad mental, sintiéndose o estando completamente re-energizados y equilibrados. Y combinar esto con ejercicios a diario puede ser una aproximación extremadamente efectiva.

 

Por lo cual, si te has estado sintiendo culpable por utilizar al alcohol como muleta para tu ansiedad, intenta ir disminuyendo de forma gradual y no consumirlo por una semana o dos. Puede que te tome algunos días, pero manténte así y pronto te hallarás sintiéndote mucho mejor.

 

FUENTE:
Ataque de Pánico

http://www.ataquespanico.com/nicotina-alcohol-combustibles-para-tu-ansiedad-parte-2/

 

 

 






Un mexicano conserva cinta sobre el pulque hecha en tiempos de Hitler
Tómalo en serio: habla con tus hijos sobre el alcohol
Cómo comprender los trastornos por consumo nocivo de alcohol y su tratamiento



 


Más Publicaciones