Buscar:
   
   


Información Científica

Última actualización [07/08/2006]


Copia el link directo Lee la investigación completa

Alcoholismo femenino, problemática social




Alejandra Magalis Martínez Hurtado

CUBA
El estudio del alcoholismo femenino interesa por la evidencia de su incremento en estas últimas décadas, por la mayor vulnerabilidad biológica, psicológica y social que presenta en la mujer y por la magnitud de los problemas que giran a su alrededor.

En la literatura médica de los finales de la década del 70 surgieron ideas que vinculaban algunas variables sociales y del medio ambiente con factores de riesgo en la etiología de numerosas afecciones orgánicas y psicológicas. A partir de estas ideas surgió el concepto de vulnerabilidad psicosocial que incluye el desarrollo de la personalidad, los conflictos intra-psíquicos, distintos tipos de aprendizajes y otros factores familiares, culturales, ocupacionales, económicos, etc. que asociados a elementos propios de la vulnerabilidad biológica como las condiciones constitucionales, los genéticos, la edad y el sexo favorecerían el desarrollo del alcoholismo en la mujer.

Las últimas décadas han sido testigos de importantes cambios en la vida social de la mujer. Las primeras modificaciones del rol femenino se escenificaron en la familia, cuando millones de ellas fueron lanzadas al mercado del trabajo y pasaron del interior de sus hogares a vivir de un modo muy intenso puertas afuera.

Comenzaron a debatirse temas que durante siglos habían sido celosamente silenciados: la maternidad, el sexo, su lugar dentro de la pareja, su papel en la familia, etc., de tal manera que aquellos roles asignados desde la antigüedad fueron rápidamente modificados por la acción de los factores sociales. Entre ellos la inducción publicitaria ha jugado un papel importante: al dejar de resaltar el carácter virilizante del alcohol para ganarse las voluntades femeninas hizo énfasis en su carácter relacional con festejos, reencuentros familiares, eventos sociales, etc. e influyó en que la sociedad aceptara con agrado que la mujer beba en reuniones y en establecimientos públicos.

Proliferan ocupaciones femeninas con elevado riesgo de adquirir este hábito tóxico, como el periodismo, el arte, la publicidad, el trabajo de representación y los cargos directivos asociados a un fuerte nivel de estrés; también las actividades propias de la producción, manipulación y expendio de bebidas alcohólicas son fuente importante de numerosas plazas laborales para la mujer.

Múltiples mecanismos psicológicos facilitadores del proceso de alcoholización presentan formas de instalación diferentes y pronósticos variados; las reacciones ante determinados acontecimientos vitales, el estrés que condiciona la vida moderna y los desajustes de su propia imagen, son algunos de los factores que muchas veces llevan a la mujer a consumir alcohol; la pérdida de la fertilidad en el período climatérico, la separación de los hijos y la ruptura de la pareja por divorcio o separación son potencializadoras de este fenómeno.
Para investigadores como Brown, Blume y Nadeau el consumo del alcohol puede relacionarse con acontecimientos vitales relevantes sufridos, las mujeres en particular relacionan su alcoholismo con los factores ambientales con más frecuencia que los hombres, eventos que generalmente están asociados a conflictos en la esfera conyugal y familiar.

Las tensiones vividas en sus roles de madre-esposa-ama de casa y los sentimientos de inadaptación a estos, corren parejas con la insatisfacción de las expectativas personales, tanto en el hogar como en el trabajo y están íntimamente asociados a su proceso de alcoholización.

Durante períodos prolongados la mujer bebe en solitario, por esta razón es breve el lapso que media entre los aparentes primeros problemas con el alcohol y las graves manifestaciones de dependencia física que se hacen evidentes. Se acentúan además otros problemas derivados de esa conducta, tales como los accidentes, caseros y por conducir bajo estado de embriaguez, los daños a la salud y los conflictos en el seno del hogar.

El alcoholismo en la mujer está marcadamente relacionado con una historia familiar de abuso de alcohol. Se ha encontrado una prevalencia de alcoholismo paterno que puede alcanzar hasta un 60%. En aquellos casos con antecedentes familiares de alcoholismo se produce un inicio más temprano del abuso del alcohol, tienen un peor pronóstico y una mayor asociación con otros trastornos psiquiátricos. A partir de estos elementos se considera que los mecanismos genéticos y los patrones familiares de interacción, reforzarían mutuamente la transmisión intergeneracional del alcoholismo, unido al papel que desempeñan los factores psicológicos como elementos causales importantes.

El funcionamiento de la personalidad depende de múltiples factores, que no se reducen solamente al estilo de comportamiento, lo que negaría la importancia de otros aspectos psicológicos que influyen en la vulnerabilidad o resistencia a enfermar. Algunos autores destacan el papel de las motivaciones, el control de afrontamientos, la autoevaluación, la autoestima, la afectividad, los conocimientos, las aptitudes, la fortaleza personal, el estilo de vida y las habilidades personales como recursos del individuo, que facilitan la manipulación de situaciones potencialmente favorecedoras o resistentes y que son tenidas en cuenta al analizar la problemática del alcoholismo en la mujer.

Los estudios psicológicos realizados en distintas latitudes a mujeres alcohólicas reflejan la existencia de un grado significativamente alto de depresión, pobreza en su autoestima, afectación en su autocontrol con sentimientos y actos agresivos así como tendencia al pensamiento paranoide. Se habla además de la llamada herencia psicológica para hijos de padres alcohólicos al producir imitación o rechazo de los patrones paternos que favorecen su propio alcoholismo, el casamiento con una pareja alcohólica o una conducta de total abstinencia.

Vangluss y colaboradores describen a las madres de estas mujeres como duras y distantes, con padres insuficientes y ausentes, inestabilidad familiar, distrés económico y una marcada deprivación afectiva infantil generalmente asociada a la pérdida de un progenitor ya sea por divorcio, separación o muerte.

Durante el embarazo la mujer alcohólica tiene un riesgo elevado de presentar importantes complicaciones obstétricas, como la insuficiencia placentaria, el retardo en el crecimiento intrauterino, el desprendimiento precoz de la placenta, los abortos espontáneos, la muerte intraútero y el parto prematuro y además la posibilidad de alumbrar hijos gravemente enfermos. El cuadro más frecuente es el Síndrome Alcohólico Fetal caracterizado por presentar daños irreversibles en su sistema nervioso central, microcefalia, defectos cardiacos, anomalías faciales, del tronco y de las extremidades y grados variables de retraso mental.

Otro hecho vinculado con la mujer alcohólica radica en el contexto de la familia, para todos es conocido cuan necesaria es para el niño la participación materna, en particular para perfeccionar su identidad y personalidad, sin embargo estos hogares, por lo general, están carentes de estímulos, con descuidos para garantizar las necesidades de alimentación, ropa, atención escolar etc... Las discusiones que se producen frecuentemente entre los padres en presencia de los hijos, constituyen un factor psicopatológico importante en el desarrollo del menor, tanto a nivel cognitivo como afectivo, en el proceso de socialización y de otras funciones relacionadas con el aprendizaje.

Existen situaciones violentas que llevan frecuentemente al maltrato físico; el temor y el rechazo constituyen las actitudes más frecuentemente desarrolladas hacia la madre alcohólica.

Los hijos adolescentes se apresuran a convertirse en adultos: asumen tempranamente el rol de la madre, con el cuidado de los más pequeños o presentan posturas similares como patrones de aprendizaje.

El estudio del alcoholismo femenino interesa por varias razones, ya sea por la evidencia de su incremento en estas últimas décadas, por la mayor vulnerabilidad biológica, psicológica y social que presenta en la mujer y por la magnitud de los problemas que giran a su alrededor. Esta es una llamada de alerta!!!
Jueves, 29 mayo a las 01:11:12

FUENTE: Informed Salud para la Vida/Adicciones/Alcoholismo Femenino
http://saludparalavida.sld.cu/modules.php?name=News&file=article&sid=114
 






El alcohol en la vida de las mujeres: Bebiendo con prudencia a lo largo de la vida

La terapia grupal combinada como alternativa en el tratamiento del alcohólico
Factores de riesgo personales, psicosociales y consumo de alcohol en mujeres adultas



 


Más Publicaciones



Derechos reservados © MMVII Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.
Dirección: Av. Ejército Nacional No. 579, 6º Piso, Col. Granada, Delegación Miguel Hidalgo, C.P. 11520, México, D. F.
Teléfonos: 5545-6388, 5545-7027, 5545-7216 y 5545-9981

Aviso Legal