Buscar:
   
   




Educación y Prevención

Última actualización [12/09/2005]


Lee la investigación completa

Barreras a la comunicación




Alfonso Aguiló

ESPAÑA
Imagínate --sugiere Stephen Covey-- que padeces un serio problema de visión y decides acudir a la consulta del oculista.

El médico, después de escuchar brevemente tu explicación del problema, saca del bolsillo sus gafas y te las entrega mientras dice con gesto solemne:

--Póngase usted estas gafas. Yo las he usado durante diez años y me han ido estupendamente.
Tú pones una cara de asombro mayúsculo, y el oculista, sin pestañear, añade:
--«No se preocupe, tengo otras en casa, puede usted quedarse con éstas.»
Con un escepticismo difícil de superar, te pruebas esas gafas y, como era de prever, ves aún peor que antes, y te quejas:
--«Por favor, ¿cómo me van a servir sus gafas a mí? Veo todo borroso.»
--«Oiga, haga el favor de poner más empeño», responde con gravedad el oculista.
--«Ya lo pongo, pero no veo nada», contestas ya al borde de la ira.
El oculista insiste:
--«Sea usted más paciente y colabore, por favor. Tienen que servirle. A mí me han ido muy bien todos estos años.»

Finalmente te vas de allí, escandalizado ante semejante incompetencia, y el oculista --por llamarle de alguna manera-- se queda pensando: --«Hay que ver, qué hombre más ingrato. No he logrado que me comprenda. Yo sólo pretendía ayudarle y... ¡cómo se ha puesto!».

Lo que este ejemplo pretende resaltar es que muchas veces, cuando damos un consejo a alguien, nos está pasando algo bastante parecido a lo que sucedía a ese oculista insensato.

Nos sentimos frustrados porque una determinada persona no nos comprende, o porque rechaza nuestros consejos, y quizá nos quejamos de que no pone interés en escucharnos.

Y en realidad el problema no es que a esa persona le falte interés, o le falten entendederas, sino que nosotros estamos equivocando el planteamiento, y esa persona no entiende lo que le decimos porque no hemos logrado antes comprender nosotros cuál es su verdadero problema: le estamos recomendando con vehemencia usar unas gafas que a nosotros nos van bien, pero a él probablemente no: tenemos que diagnosticar antes bien qué gafas necesita.

Es preciso primero comprender bien, para luego poder diagnosticar bien, y finalmente aconsejar bien.
Pongamos otro ejemplo (éste quizá bastante más real y posible que esa esperpéntica conversación con el oculista):

--Venga, Carlos, hijo mío, ¿por qué estás así?
--Mamá, no puedes entenderlo.
--De verdad que sí, cuéntame.
--Que no, mamá.
--Sí que te entiendo, hijo mío. ¿Qué te pasa?
--No lo sé, mamá.
--Venga, Carlos, ¿por qué estás tan triste?
--Bueno..., en fin, es que el colegio no hay quien lo aguante. Quiero dejar de estudiar.
--Pero..., ¿estás loco? ¿A los quince años ponerte a trabajar? ¿Después de los sacrificios que tu padre y yo hemos hecho tantos años para que puedas ir a un buen colegio? Ni hablar. La educación es la base de tu futuro. Tienes que hacer una carrera, como tu hermana. Lo que tienes que hacer es estudiar más, y ya verás cómo termina por gustarte. Venga, hijo mío, que podrías sacar muy buenas notas si no fueras tan perezoso y tan soñador.
--Déjalo, mamá, no lo entiendes...
Se podrían poner otros muchos ejemplos como éste, que revelan una considerable falta de comunicación.

En este caso, es muy probable que Carlos esté pasando por algunas dificultades en el colegio, dificultades que, al menos para él, son importantes y le hacen sentirse muy triste.

Para poder ayudarle, parece importante saber cuáles son esas causas. Pero si cuando el chico abre una puerta de su intimidad, y empieza a contar lo que le inquieta..., si entonces, sin dejarle terminar, descargamos sobre él una retahíla de sesudos consejos y sabias advertencias, antes de hacernos cargo bien de qué le sucede; entonces, lo más probable es que la confianza sea muy difícil y la conversación acabe en un amargo «Déjalo, mamá, no lo entiendes...», o algo parecido.

Hay una cuestión clave en cualquier relación personal: procura primero entenderle tú, y sólo después, procura que te comprenda él.

Si pretendes ayudar en algo a otra persona --sea tu hijo, tu cónyuge, tu padre, tu jefe, tu subordinado, tu colaborador, tu amigo, o quien sea--, lo primero que necesitas es comprenderle.

A medida que lo vayas logrando, te será muchísimo más fácil que comprenda lo que tú querías decir o hacer (e incluso, quizá, después de haberle comprendido mejor, lo que quieres hacer o decir es ya distinto de lo que al principio pensabas).



Escuchar, pero escuchar para comprender
Cada persona está permanentemente dándose a conocer, irradiando mensajes, comunicando. A través de esos mensajes -la mayoría de ellos no directamente conscientes-, cada persona se gana la confianza o desconfianza de quienes le rodean.

Si tienes un carácter irascible, o voluble, o inmoderado, es difícil que llegues a crear confianza a tu alrededor. Si no coinciden tus hechos con tus palabras, tampoco. Si eres demasiado distante o mordaz, o escuchas poco, menos aún.

Es preciso escuchar, pero escuchar con verdadera intención de comprender.

Hay personas que quizá escuchan bastante, pero no escuchan para comprender, sino que escuchan para contestar, para colocar sus ideas o sus aventuras en cuanto tengan el más mínimo resquicio.

Mientras escuchan, sólo prestan atención a las ocasiones que su interlocutor les brinda para hablar entonces ellos de sí mismos.

Apenas les interesa lo que oyen y, en cuanto pueden, interrumpen con su consejo vehemente, con su historieta aburrida, con su opinión reiterativa y no solicitada, con su verborrea agotadora.

No se esfuerzan en dar consejos útiles, se limitan a recomendar lo que piensan que a ellos le ha ido bien. Como el oculista de que hablábamos antes: ofrecen sus gafas al paciente sin reparar en si son adecuadas para él o no.

Para acertar con cualquier consejo -parece bastante obvio, pero quizá no esté de más decirlo-, hay primero que dedicar atención al problema y hacerse cargo bien de qué le pasa a la persona a quien se lo vamos a dar.

Mi experiencia en conversaciones de orientación personal, sobre todo en los casos más delicados y complejos, es que casi siempre, después de un buen rato de escuchar con atención, acabas sacando conclusiones sensiblemente diferentes a las que venías predispuesto al comenzar la conversación.

Hay padres, por ejemplo, que se quejan amargamente diciendo cosas como “No entiendo a mi hijo. Está en una edad muy difícil. Es tremendo, es que... ¡ni me escucha!”.

Y quizá en la propia formulación de la queja está la raíz del problema: parecen decir que no entienden a su hijo porque no les escucha, cuando para entenderle lo que deben hacer es sobre todo escucharle ellos, no que les escuche él.

Muchos de estos casos se habrían resuelto -o pueden aún resolverse- con una adecuada actitud de escucha.

Hay que escuchar con verdadera intención de comprender a la otra persona, y no sólo en el plano intelectual, sino también en el emocional.

Esto es importante porque no basta con entender lo que piensa, también hay que entender lo que siente. Porque la vida no es sólo lógica, ni sólo emocional, sino las dos cosas.
Continuará la próxima semana.............

FUENTE: Interrogantes.Net
Familia/Contenido/Desafíos
http://www.familia.cl/contenido.asp?cod_cont=6744
 






Curso de Formación Preventiva en Alcohol
Ahora...Papá

Los roles en la familia del adicto




 


Más Publicaciones