Buscar:
   
   


Estadísticas

Última actualización [09/05/2004]


Lee la investigación completa

Dimensiones de género sobre el consumo de alcohol y problemas afines en América Latina y el Caribe



El tema del consumo y producción de alcohol ha estado en la agenda del Banco Mundial en los últimos diez años. Los trabajos apoyados por el Banco han revelado que el consumo de alcohol, particularmente entre hombres , es percibido por la población pobre de los países en desarrollo como perjudicial para su bienestar y esfuerzos para construir capital humano y social.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha identificado el consumo de alcohol como una de las principales causas de la carga global de enfermedades. Las comunidades médicas y de salud pública consideran que la dependencia del alcohol, también llamada alcoholismo, es una enfermedad. Además de la dependencia del alcohol y la cirrosis, la literatura científica ha señalado que el alcohol está asociado con muchas otras enfermedades, lesiones y fallecimientos por accidentes de tránsito, homicidios y suicidios. Entre los hombres, el alcohol es la causa primordial de discapacidad en los países desarrollados y ocupa el cuarto lugar en el mundo en desarrollo.

Según la OMS el consumo de alcohol es particularmente problemático en la región de América Latina y el Caribe (ALC). A nivel mundial la región de ALC tiene el porcentaje más alto del total de muertes atribuibles al consumo de alcohol - 4,5 por ciento comparado al 1,3 de regiones desarrolladas y el 1,6 por ciento para regiones en desarrollo.

De acuerdo con el estudio del Banco Mundial Dimensiones de género en el consumo de alcohol y problemas afines en América Latina y el Caribe, realizado en 2002 por Hnin Hnin Pyne, Mairiam Claeson y Maria Correia, los hombres de la región son por abrumadora mayoría las principales victimas del alcohol.

Entre los hallazgos más significativos del estudio, se encuentran:

· Los hombres, en gran medida, sufren las enfermedades relacionadas con el alcohol, tales como alcoholismo y cirrosis. Es más, la proporción de enfermedades y lesiones atribuibles al alcohol es más alta entre los hombres que entre las mujeres. Los problemas, sin embargo, no son sólo sufridos por el individuo que lo consume, sino por su familia y comunidad. Asimismo, se ha constatado que el alcohol juega un papel importante en la instigación de prácticas sexuales sin protección y comportamientos violentos, particularmente dentro de la familia. Los ejemplos incluyen violencia doméstica, en la mayoría de los casos dirigida contra mujeres y niños.


· La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima un porcentaje que fluctúa entre 9,7 y 35,6% bebedores excesivos en la región de ALC. Aunque significativo, el alcoholismo es uno de tantos problemas de salud asociados con el consumo de alcohol. La cirrosis, otra enfermedad común relacionada con su abuso, sigue siendo un problema de salud importante en muchos de los países de ALC, particularmente entre los hombres. La cirrosis está entre las diez principales causas de muerte en México, y ocupa el primer lugar entre los hombres de 35 a 45 años. En México, Venezuela, Argentina y Trinidad- Tobago, las muertes por cirrosis entre hombres llegan a triplicar las muertes entre las mujeres.

Esto coincide con hallazgos epidemiológicos que revelan que una proporción más alta de hombres en ALC son bebedores excesivos, en comparación con sus contrapartes femeninas. La proporción total de muertes por cirrosis causadas por el alcohol variará de un país a otro como resultado de factores medioambientales que contribuyen al problema.


Normas sobre el beber en América Latina

· En la distribución de los niveles de consumo y patrones, los hombres tienen mayores probabilidades de beber en exceso que las mujeres, y éstas tienen más probabilidades de abstenerse que los hombres.

· El género también interactúa con otras variables - como la edad, la condición socio-económica y raza - que influyen en los niveles de consumo y sus patrones. Las variaciones entre los hombres según edad y status socio-económico son mayores que la variación entre mujeres.

· Tanto hombres como mujeres están sujetos a fuerzas socioculturales. En general, se espera que hombres y mujeres beban y se les alienta a hacerlo, si bien las mujeres se enfrentan a un mayor control social en términos del cuándo y dónde debieran beber. Aunque tanto hombres como mujeres de ALC optan por beber durante festividades, el beber hasta la embriaguez es más común entre hombres. Adicionalmente, a los hombres se les presentan mayores oportunidades para beber, ya que existen más ocasiones sociales que promuevan esta práctica (ej: eventos deportivos).

· Los países de ALC varían no sólo en sus niveles de consumo de alcohol, sino también en sus patrones. Las diferencias de género son agudas. Pese a la abrumadora representación de hombres en aquellos problemas relacionados con el alcohol y las normas existentes que apoyan y estimulan el beber entre los hombres, el género no está explícitamente considerado en las intervenciones actuales.

Con excepción de México, Brasil, Chile y Costa Rica, los países de ALC no han mostrado un interés sostenido en la conducción de estudios sobre el consumo de alcohol.

En general, las políticas sobre alcohole en ALC se han centrado en gran parte en el control sobre la disponibilidad y el acceso al alcohol. La efectividad de estas medidas ha sido difícil de evaluar porque tanto la puesta en marcha como su cumplimiento se mantienen en un nivel precario. Como mínimo, estas politicas requieren ser cumplidas y su efectividad evaluada. Curiosamente, las políticas existentes ignoran evidentes dimensiones de género en el consumo de alcohol y los problemas relacionados con éste.

Efectos del alcohol direrenciados por géneros

· Las mujeres son afectadas por el alcohol de una manera distinta a la de los hombres. Debido a diferencias fisiológicas, las mujeres al beber obtienen una concentración más alta de alcohol en la sangre por una dosis similar de alcohol. Además, son más susceptibles a enfermedades del hígado ocasionadas por el alcohol en un periodo de tiempo más corto y tras consumir menos alcohol que los hombres.

· Las mujeres que beben en exceso tienen mayor riesgo de contraer cáncer mamario y el consumo de alcohol durante el embarazo aumenta el riesgo de tener recién nacidos con defectos, lo que hace del beber en exceso uno de los patrones de consumo más peligrosos.

· Entre los efectos benéficos del acohol ha surgido evidencia de que su consumo tiene un efecto protector frente a enfermedades coronarias en hombre sobre cuarenta años que beben moderadamente. Sin embargo, la evidencia sobre tal efecto protector contra enfermedades coronarias en las mujeres no ha resultado concluyente. Investigaciones medicas en los países desarrollados han constatado que las niñas/mujeres han aumentado su vulnerabilidad biólogica frente a problemas relacionados con el alcohol.

Los anteriores datos y hallazgos han hecho que el Banco Mundial considere su rol como actor beligerante en la prevención y mitigación de los problemas derivados del consumo de alcohol en la región de ALC. De acuerdo con el estudio el Banco, y el sector de desarrollo humano en particular, deben aumentar sus esfuerzos en prevenir el abuso de alcohol en los países miembros que llevan una pesada carga de problemas relacionados con éste.



Enlaces:
Maria Correira Mcorreira@worldbank.org
 






Grave problema de salud pública el alcoholismo
Consumo de Alcohol en los Estados Unidos de América, 2003.

Aumenta el consumo de alcohol entre jóvenes



 


Más Publicaciones



Derechos reservados © MMVII Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.
Dirección: Av. Ejército Nacional No. 579, 6º Piso, Col. Granada, Delegación Miguel Hidalgo, C.P. 11520, México, D. F.
Teléfonos: 5545-6388, 5545-7027, 5545-7216 y 5545-9981

Aviso Legal