Buscar:
   
Abuso de alcohol y drogas: Identificación y nuevas modalidades de tratamiento

Dr. Pedro Delgado

El abuso del alcohol y drogas ilícitas como la marihuana y la cocaína es un problema social de características epidémicas. A pesar de su importancia y su frecuencia, pasa desapercibido o lo que es peor, es aceptado como algo ''normal''. En el caso del consumo de alcohol, que es una droga legalmente permitida, a veces resulta difícil para el común de la gente diferenciar entre un consumo no patológico social o recreacional y lo que denominamos en medicina ABUSO, que es una condición clínica que amerita tratamiento. La tolerancia social que existe ante el consumo abusivo, hace ver como normal los excesos, sobre todo en los hombres. En el caso de las drogas ilícitas aunque buena parte de la sociedad las rechaza y existe una prohibición legal para su uso, los círculos donde se consume tienden a ver el abuso de ellas como normal. Esto se agrava porque los abusadores tanto de alcohol y drogas ilícitas tienden a negar que tienen un problema y se convencen a sí mismos y a los demás que su consumo pueden controlarlo.

Identificación del problema

Existen signos de advertencia que nos ayudan a reconocer cuando hay un problema de abuso de sustancias que amerite buscar asesoría especializada. Si usted reconoce en sí mismo o en una persona cercana más de tres de los indicadores que mencionamos a continuación, amerita ser evaluado por un especialista:

* Consumo en frecuencia y en cantidades superiores a las que se observa en su medio social.

* Mentir acerca de la cantidad de alcohol o drogas que ha consumido o minimizar sus consecuencias.

* Que sea indispensable para la vida social o de esparcimiento el uso de alcohol o drogas.

* Aislarse de grupos sociales de no consumidores, sólo para reunirse con personas que tienden al abuso de alcohol o drogas.

* Abandonar actividades que antes realizaba con interés, como deportes, estudios, trabajo, etcétera, para consumir alcohol o drogas.

* Aumento progresivo de las cantidades consumidas y el gasto económico que eso implica.

* Insistir que otros consuman alcohol o drogas, y si no lo hacen rechazarlos, molestarse o incomodarse.

* Manejar intoxicado con alcohol o drogas.

* Asumir conductas agresivas o riesgosas bajo acción de esas sustancias.

* Faltas académicas, al trabajo o a las responsabilidades por motivos relacionados al consumo.

* Discusiones o peleas en la familia, en actividades sociales o con compañeros de trabajo como consecuencia del consumo de alcohol o drogas.

* No poder controlar la cantidad que consume una vez que comienza a hacerlo a pesar de haberse propuesto lo contrario.

* Necesidad de consumir alcohol o drogas bajo cualquier pretexto.

* Consumir cantidades crecientes para obtener el mismo efecto que antes.

* Consumir solo, y ocultar su consumo ante los otros.

* Quejas de personas a su alrededor por su forma de consumir.

* Pérdida de memoria luego de los abusos.

* Sentirse deprimido, culpable o arrepentido por su forma de beber o consumir drogas.

El ABUSO de alcohol o drogas puede afectar a cualquier personas independientemente de su edad, sexo, raza, estilo de vida o posición social, etcétera.

Nuevas modalidades

de tratamiento

Los avances en los métodos de tratamiento psicológicos, educativos, farmacológicos y el desarrollo de técnicas específicas como el Neurofeedback, permiten tratar a la mayoría de estos pacientes en forma ambulatoria sin necesidad de internamiento.

Por ejemplo en la actualidad disponemos en HUMANA de un programa de tratamiento integral que combina la terapia individual y grupal con el paciente, asesoría, orientación y educación a la familia, psicofármacos cuando se requiere, y aplicación de la nueva modalidad de Neurofeedback Electroencefalográfico con resultados muy prometedores. El Neurofeedback es especialmente útil para tratar aquellos casos donde la compulsión al consumo es muy frecuente, donde el consumo está asociado a problemas como el déficit de atención o el trastorno de estrés postraumático (que representan casi la mitad de los casos) o donde el paciente presenta síntomas depresivos o de ansiedad importantes.

Fuente: http://www.drogas.com/portada/abuso_de_alcohol_y_drogas.htm
Derechos reservados © MMVII Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.
Dirección: Av. Ejército Nacional No. 579, 6º Piso, Col. Granada, Delegación Miguel Hidalgo, C.P. 11520, México, D. F.
Teléfonos: 5545-6388, 5545-7027, 5545-7216 y 5545-9981

Aviso Legal