Buscar:
   
Beber alcohol mantendría saludables las arterias de las piernas.



ESTADOS UNIDOS

El consumo moderado de alcohol protegería a los ancianos contra la enfermedad vascular periférica, una condición en la cual las arterias de las piernas se estrechan y se taponan con depósitos grasos, lo que reduce la circulación sanguínea en la zona.

En un estudio, investigadores hallaron que los hombres y mujeres mayores que informaban tomar entre una y 13 copas de cerveza, vino o licor por semana tenían un 44 por ciento menos de riesgo de ser hospitalizados por enfermedad vascular periférica, comparados con los ancianos que no bebían alcohol.

"Estos resultados son consistentes con la idea de que los bebedores moderados corren menos riesgo de padecer ataques cardíacos, problema también provocado por el bloqueo arterial", dijo a Reuters Health el doctor Kenneth J. Mukamal, del Centro Médico Beth Israel Deaconess, en Brookline, Massachusetts.

Pero esta relación entre la ingesta de alcohol y el riesgo cardiovascular debe ubicarse en un contexto de efectos potencialmente peligrosos del consumo de alcohol, advirtieron Mukamal y sus colegas en un informe publicado en American Journal of Epidemiology.

Con el tiempo, la formación de placa y el endurecimiento de las arterias impactaría en la circulación sanguínea en las piernas, los tobillos y los pies y podría causar enfermedad arterial en las extremidades inferiores.

Los síntomas de esta condición incluyen quemazón, dolor y sensación de frío en las piernas, además de cambios en el color de la piel o el desarrollo de inflamación en las piernas o los pies.

El equipo de Mukamal identificó un menor riesgo de internación por enfermedad vascular periférica, en un promedio de 7,5 años, entre las personas que informaron consumo moderado de alcohol.

El estudio incluyó a 5.635 adultos saludables que participaron en el Cardiovascular Health Study (Estudio de Salud Cardiovascular).

En cambio, este efecto aparentemente protector no se registró entre los participantes que informaron tomar menos de una o más de 13 copas de alcohol a la semana, indicaron los autores.

Estos resultados, junto con investigaciones previas, sugieren posibles beneficios cardiovasculares de la ingesta moderada de bebidas alcohólicas.

"No obstante, el alcohol también presenta otra serie de efectos, especialmente en los adultos mayores que suelen tomar varios medicamentos", advirtió el Mukamal, "por lo que los adultos mayores deberían discutir sobre el consumo de alcohol con sus médicos al menos una vez al año".

FUENTE:
 Sociedad española del dolor/Servicios/Noticias

http://www.sedolor.es/noticia.php?id=1262

 

 

 

Derechos reservados © MMVII Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.
Dirección: Av. Ejército Nacional No. 579, 6º Piso, Col. Granada, Delegación Miguel Hidalgo, C.P. 11520, México, D. F.
Teléfonos: 5545-6388, 5545-7027, 5545-7216 y 5545-9981

Aviso Legal