Buscar:
   
Verano, calor, sed, bebidas alcohólicas … y Diabetes



ESPAÑA

Las bebidas alcohólicas se encuentran por todas partes y más en verano. En reuniones de familia, después de los deportes, en los días vacaciones, en las fiestas. Alguien nos pregunta: "¿Qué quieres beber?". Si usted es diabético, ¿qué respondería?

La respuesta depende de tres preguntas básicas:

  • ¿Tengo la diabetes bien controlada?
  • ¿Está mi médico de acuerdo en que no tengo problemas de salud que pudieran empeorar por las bebidas alcohólicas, por ejemplo: lesión de los nervios debido a la diabetes o presión arterial elevada?
  • ¿Sé en que forma pueden afectar las bebidas alcohólicas a mi diabetes?

Si responde "sí" a las tres preguntas, entonces puede tomar una bebida alcohólica de vez en cuando. Pero, ¿qué significa de vez en cuando?

La American Diabetes Association recomienda no tomar, al día, más de dos bebidas en el caso de los hombres y una bebida en el caso de las mujeres. Estas recomendaciones son iguales para las personas sin diabetes.

 

Su cuerpo y el alcohol

El alcohol pasa rápidamente a la sangre sin ser metabolizado en el estómago. En tan solo 5 minutos después de haber tomado una bebida alcohólica, hay suficiente alcohol en la sangre para ser medido. Después de 30 a 90 minutos de haber bebido, el alcohol, en la sangre se encuentra en su nivel más alto.

El hígado, es el encargado de metabolizar el alcohol en el cuerpo, pero esto requiere un tiempo. Si pesa alrededor de 70 kilos, su hígado tardará unas 2 horas para metabolizar una cerveza

Si bebe el alcohol más rápido de lo que su hígado puede metabolizar, el exceso de alcohol pasa a otras partes del cuerpo a través de la sangre. Las células del cerebro son un blanco fácil. Cuando el alcohol llega al cerebro, la persona se siente mareada después de haber bebido.

 

Riesgos de la hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en la sangre)

Si usted tiene diabetes y usa inyecciones de insulina o toma pastillas, se arriesga a desarrollar una hipoglucemia cuando bebe alcohol. Para prevenir la hipoglucemia, nunca beba con el estomago vacío. Beba durante las comidas o después de haber tomado un bocadillo.

¿De qué manera aumenta el alcohol la posibilidad de desarrollar una hipoglucemia? Esto tiene que ver con el hígado. Normalmente cuando los niveles de glucemia (azúcar en la sangre) empiezan a bajar, el hígado entra en acción. Funciona transformando las reservas de carbohidratos en glucosa. Después envía la glucosa a la sangre para ayudar a evitar o disminuir la reacción de una hipoglucemia.

Sin embargo, cuando el alcohol entra en el organismo, esto cambia. El alcohol es una toxina. El cuerpo reacciona al alcohol como al veneno. El hígado trata de eliminarlo de la sangre lo más rápidamente posible, de manera que el hígado no produce glucosa hasta haber eliminado todo el alcohol. Si los niveles de la glucosa en la sangre siguen bajando, se puede acabar con una hipoglucemia severa. Esta es la causa de que beber alcohol con el estómago vacío, aun en cantidades moderadas, pueda producir una hipoglucemia severa.

Si mezcla el alcohol con la actividad física, se aumenta el riesgo de producir una hipoglucemia. Esto ocurre porque la actividad física ayuda a que el cuerpo reduzca el nivel azúcar en la sangre. Imaginemos que acaba de jugar un partido vigoroso de tenis.

Después del partido se bebe una cerveza, pero unas horas después del partido, su cuerpo aún está trabajando y reemplazando la energía usada por sus músculos.

Entonces este proceso saca la glucosa de la sangre y la coloca junto con la glucosa almacenada en los músculos, de manera que es a través de este mecanismo por el que el ejercicio puede causar una disminución en los niveles de azúcar en la sangre.

Además, si usa insulina o pastillas para la diabetes, éstas también están ayudando a procesar la glucosa en la sangre. A menos que coma o que su hígado envíe glucosa a la sangre, se sufrirá una hipoglucemia. Si bebe una cerveza, el alcohol impedirá que su hígado envíe esa glucosa, lo cual aumenta aún más la posibilidad de una hipoglucemia.

Consulte con su médico si es recomendable combinar las bebidas alcohólicas con los medicamentos para su diabetes. La hipoglucemia tiene menos riesgos para las personas con diabetes tipo 2 que controlan su diabetes solamente con un plan de alimentación y actividad física, sin medicación.

 

No permita que baje el azúcar

Siga estas precauciones para evitar una hipoglucemia cuando tome bebidas alcohólicas:

  • No tome bebidas alcohólicas con el estómago vacío.
  • Limite sus tragos a una copa si usted es mujer y a dos copas si usted es hombre.

El alcohol afecta la habilidad del cuerpo para recuperarse de una hipoglucemia. Si su nivel de azúcar en la sangre está bajo, suele ser necesario aumentarlo más de una vez con el paso de las horas, Así que, si ha estado bebiendo, mida su glucemia antes de irse a dormir. Coma un bocadillo antes de acostarse para evitar una hipoglucemia nocturna mientras está durmiendo.

 

Advertencia. Las inyecciones de glucagón no ayudan a mejorar una hipoglucemia causada por el alcohol. Las inyecciones de glucagón sirven para tratar una hipoglucemia severa debida al exceso de insulina. El glucagón ayuda a que el hígado envíe más glucosa en la sangre, pero sin embargo, el alcohol impide este proceso. La hipoglucemia producida por el alcohol debe tratarse con hidratos de carbono, como el azúcar por vía oral. Por lo tanto, evite que un nivel bajo de glucosa se convierta en una situación más grave. Si pierde el conocimiento necesitará tratamiento médico, generalmente por medio de una infusión intravenosa de glucosa

Beber en exceso a largo plazo daña el hígado e impide que éste produzca glucosa tan bien como lo hace ahora. Cuando esto sucede es más difícil controlar la diabetes.

Algunos de los síntomas de la embriaguez (haber bebido en exceso) tales como confusión o dificultad para hablar, son similares a los efectos que producen una hipoglucemia o una cetoacidosis. Si presenta estos síntomas, lo ideal sería un análisis de sangre para determinar tanto los niveles de alcoholemia, como de glucemia y de cetonemia.

 

Las calorías vacías del alcohol

Si bien una bebida alcohólica ocasional no perjudicará su control de la glucemia, sí interferirá con su plan de alimentación si su meta es perder peso. Dos cervezas "light" equivalen a 200 calorías de más. A las calorías que provienen del alcohol se les denomina "vacías" porque no proporcionan ninguna sustancia nutritiva.

Si está intentando perder peso, piénselo bien antes de consumir una bebida alcohólica.

Por lo general, al alcohol se le considera como una grasa, donde 1 bebida equivale a 2 raciones de grasa.

 

Elección sensata de las bebidas alcohólicas

Algunas bebidas son más indicadas para las personas con diabetes. Escoja bebidas con menos alcohol y azúcar. Si toma el alcohol mezclado con otras bebidas, escoja una que no tenga azúcar, por ejemplo refrescos gaseosos dietéticos, agua tónica, agua con gas, soda, sifón, gaseosa o agua mineral. Esto ayudará a que sus niveles de glucemia se mantengan dentro de sus límites normales.

La cerveza "light" y los vinos secos son una buena elección, ya que tienen menos alcohol, hidratos de carbono y por tanto, menos calorías

 

Cuando el alcohol es una mala elección

Algunas personas con diabetes no deben tomar bebidas alcohólicas. El alcohol puede empeorar algunos problemas causados por la diabetes.

Si ya padece lesión de los nervios de los brazos y de las piernas debido a la diabetes, beber alcohol puede empeorarlo. El alcohol es tóxico para los nervios. Beber puede aumentar el dolor, ardor, cosquilleo, entumecimiento y otros síntomas típicos de la neuropatía. Algunos estudios muestran que tomar bebidas alcohólicas en forma regular, aunque sea en cantidad moderada (menos de dos bebidas por semana) puede ocasionar daño a los nervios.

Beber en exceso (3 o más bebidas al día) puede empeorar el estado de la visión del paciente con diabetes. Si tiene presión arterial elevada, puede disminuirla si deja de beber.

Muchos pacientes con diabetes tienen elevados los niveles de triglicéridos, un tipo de grasa, de la sangre. Si usted tiene esta enfermedad, no debería tomar bebidas alcohólicas. El alcohol afecta a la forma en que el hígado elimina las grasas de la sangre. Además, el alcohol estimula al hígado a producir más triglicéridos. Beber alcohol, aun en cantidades moderadas (dos vasos de 100 ml de vino por semana) puede elevar los niveles de triglicéridos.

30.06.2004

FUENTE:    American Diabetes Association, ADA.

http://www.diabetes.bayer.es/user/ediarticulos36.htm

    

Derechos reservados © MMVII Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.
Dirección: Av. Ejército Nacional No. 579, 6º Piso, Col. Granada, Delegación Miguel Hidalgo, C.P. 11520, México, D. F.
Teléfonos: 5545-6388, 5545-7027, 5545-7216 y 5545-9981

Aviso Legal