Buscar:
   
Hace 200 años




Dr. Francisco A. Cantú

MEXICO
El Médico inglés Tomas Trotter menciona lo siguiente acerca del alcoholismo:
“ El hábito de emborracharse, tan común en la sociedad, se puede observar en todos los rangos o estaciones de la vida y es el origen de una aflicción inexpresable tanto por parte de los familiares como de los amigos. Por parte de la práctica médica, ha sido poco lo que se ha hecho para crear una advertencia. Por parte de los religiosos derraman sus condenas desde el púlpito y por parte del moralista, no siendo menos severo, menciona que se trata de un “vicio” que degrada nuestra naturaleza. Ambos han tenido buenas intenciones y han propuesto argumentos morales y religiosos a la pecaminosa indulgencia del apetito animal. Pero la influencia física de la costumbre confirmada en el hábito, entrelazada con las acciones del sistema de conciencia mental, se han olvidado por completo. El conocimiento perfecto de las causas que en primer lugar indujeron a la propensidad de licores vinosos es necesario para conducir a una cura, ya sea porque salió de una situación de la vida o porque dependen de un peculiar temperamento del cuerpo,” (Artículo “Sobre la Borrachera y sus Efectos en el Cuerpo Humano; Un Ensayo Médico, Filosófico y Químico” )

Palabras sabias del Dr. Thomas Trotter que hoy en día resumen la problemática del alcoholismo y drogadicción. El problema es que este artículo fue escrito en 1804, hace 200 años.

Esto despierta una seria interrogante. ¿Qué no se ha avanzado en la medicina sobre el campo del alcoholismo y la drogadicción? La respuesta es sí, sí se ha avanzado enormemente en el entendimiento y en el tratamiento de las adicciones. ¿Entonces dónde está la falla, por qué se siguen manejando conceptos desde hace 200 años? La falla radica principalmente en la información que se debe de proporcionar al público por parte de los médicos. Hoy en día, desafortunadamente en la mayoría de los médicos, el conocimiento acerca de las adicciones es el mismo que utiliza la gente en general. No lo ven como enfermedad y desconocen que hay tratamientos para este padecimiento.

En otras enfermedades cuando se tiene la información, se puede constatar la labor del médico en el campo de la prevención, proporcionando a su vez a las personas en general una información veraz, simple y continua. Un ejemplo simple de prevención es “Hay que lavarse las manos”, para evitar enfermedades infecciosas..... veraz, simple y eficaz, ¿No cree usted?

Pero ese no es el caso en el alcoholismo o la drogadicción. A continuación menciono algunos de los conceptos que las personas tienen en el entendimiento de las adicciones.

-No es enfermedad porque ellos mismos se la provocan.
-Son unos viciosos.
-La mala influencia de los amigos lo han hecho así.
-Lo que necesitan es un buen castigo para que aprendan.
-Se busca siempre un culpable, usualmente se culpa principalmente a los padres.
-No lo puede evitar, porque en el medio en que se desenvuelve todos utilizan.
-Requiere del alcohol o la droga para inspirarse y ser creativo.
-No entiendo ¿por qué no pueden utilizar solamente un poquito?
-Nunca se piensa en llevarlos con el médico para una evaluación.
-Toda persona tiene una opinión diferente sobre lo que es la drogadicción y el alcoholismo.
-Son vistos como malos, no confiables.
-Slogan utilizados en la “prevención” de las adicciones; “Di no a las drogas”, “Vive sin drogas”.
-¿ Por qué no pueden controlarse como otras personas?
-Solamente se requiere de fuerza de voluntad para dejar de utilizar.
-Da vergüenza tener un familiar así.

Estas ideas son las que aplican en la enfermedad del alcoholismo y la drogadicción. Veamos ahora por que es ineficaz tener estos conceptos. Tome usted estas creencias y aplíquelos en otra enfermedad crónica, como la diabetes. En vez de alcoholismo o drogadicción utilice diabetes y en vez de drogas o el alcohol utilice azúcar. Vuelva a leer las oraciones y frases anteriores con estas modificaciones.

Como usted puede constatar inmediatamente se puede apreciar que suena a ignorancia y que los resultados con estos conocimientos van a ser malos. Esta es la razón principal por la cual hasta el día de hoy se sigue igual en el campo de las adicciones.

Manejemos ahora cuatro hechos simples de la adicción.
-La adicción, ya sea alcohol y/o drogas es una enfermedad del cerebro.
-El alcohol y las drogas son neurotóxicas y dañan principalmente el lóbulo frontal del cerebro.
-Cuando se está bajo la influencia del alcohol y o las drogas no es que desinhiban, lo que hay es una toxicidad inducida que daña y disminuye las funciones cerebrales. Ejemplo. Con la toxicidad del alcohol o las drogas, la función cerebral de control de impulsos, provoca que la persona se vuelva impulsiva, a mayor grado de intoxicación menor va ser el control de impulsos.
-La adicción pertenece al grupo de enfermedades crónicas que se caracterizan por no existir una cura, pero sí existe una rehabilitación que permite llevar una vida sana.
Contando con unos cuantos conceptos reales basados en estudios clínicos, ¿No cambia ahora su visión de las adicciones?
Cuando no se tiene la información adecuada se da paso a la charlatanería y las adicciones están plagadas de este problema. Cuando se tiene la información adecuada da lugar a poder identificar a charlatanes. Un ejemplo adecuado sería tomar la enfermedad de la diabetes en la cual la mayoría de las personas cuentan con una buena información........ “Con hipnosis le quito la diabetes”, “Con 10 inyecciones le curo la diabetes”, etc. , etc. , etc. .
Es el propósito de esta revista poner varios granitos de arena en el proceso de corregir los conceptos antiguos que aún se mantienen y dar paso a los conocimientos adecuados. El primer paso hacia una buena prevención es el manejo de la información veraz, simple y clara
Clínica A.D.C. Cantú
Asociación Médica en Adicciones
Dedicada al tratamiento, prevención, enseñanza y estudio del Alcoholismo, la Drogadicción y Codependencia

FUENTE: Revista de las Adicciones/ Notas
http://www.revistaadicciones.com.mx/portada/portada_10.htm
Derechos reservados © MMVII Fundación de Investigaciones Sociales, A.C.
Dirección: Av. Ejército Nacional No. 579, 6º Piso, Col. Granada, Delegación Miguel Hidalgo, C.P. 11520, México, D. F.
Teléfonos: 5545-6388, 5545-7027, 5545-7216 y 5545-9981

Aviso Legal